ARCHIVO DE RELATOS

sábado, 8 de julio de 2017


ADIÓS AMIGO ÁLAMO
Fue la sorpresa inesperada, del caminar diario en la rutina de mi vida, solo fue un instante vacío del espacio tiempo, que mis ojos traspasaron al ver que mi viejo amigo álamo, había sido talado. Era la fecha y hora puesta por la herida de muerte dada por los hongos, que perforaron su corteza día a día en su trabajo de fermentación en su savia, que te dio el ser con sus jugos ricos en energía vegetal y verde como tus hojas. Fueron muchos años mirando tu majestuosidad de follaje y ramas, que bailaban con el viento desparramando hojas al aire como cotillón a mi paso, era el  saludo que te enseño la madre naturaleza en su sabia sabiduría del ciclo del carbono. Gracias amigo álamo por tu sombra, por vigilar mi camino y cobijar uno que otro nido de aves urbanas, convirtiéndote en su maternidad que alegró mi paso con el trinar de polluelos ávidos de vida y energía lírica. Ahora en tu lugar queda tu tronco como un monumento, para recordarnos que todo tiene su tiempo en la vida,y que su legado de viejo álamo son éstas pequeñas líneas de reconocimiento a un gran ser vivo vegetal, que yace convertido en trozos de troncos y ramas secas, en su cementerio natural de la ciudad..... Gracias 
Publicar un comentario